Fue una corriente cultural de fuerte impacto que se extendió por Europa a partir del s. XVII. Este movimiento propio de la cultura occidental reflejó una nueva forma de concebir todas las disciplinas artísticas. El contexto histórico estaba marcado por la crisis de la Iglesia y por las continuas muertes asociadas a la peste. Por estos motivos, surgió un movimiento de revolución y muerte como una forma de representar las pasiones internas. Buscaba reflejar el realismo pero exageraba las figuras hasta la ostentación, demasiado recargado y excesivo. Los estampados barrocos se caracterizan por ser elegantes y lujosos, siendo la sobrecarga de elementos la seña de identidad de este estilo. El dorado y el plateado presente en cadenas, bustos y cabezas mezclados con colores fuertes y potentes son definitorios del barroco. Gianni Versace rescató este estampado y lo convirtió en su máximo acierto y distintivo de su marca. Podemos encontrarlo en camisas, blusas, pañuelos…pero también en decoración sobre vajillas, tapicería o papeles pintados y cenefas.

Cerrar menú